Lo que las compañías eléctricas no nos cuentan…

Si echamos un vistazo a las 30 y pico compañías eléctricas más importantes de España, vemos que las proposiciones de valor de todas ellas son muy similares. Todas ellas prometen ofrecer un servicio eléctrico eficiente y responsable a un precio justo siempre pensando en el consumidor. Pero, ¿qué es lo que no nos cuentan?

Los directores ejecutivos de las grandes compañías eléctricas se aprovechan del alto consumo energético de la iluminación tradicional: Según un estudio realizado por la asociación de consumidores Facua, el usuario medio paga 76,01€ mensuales por la luz - 382,80 euros más al año que en 2004 – basado en una potencia contratada de 4,4 kW y un consumo de 366 kWh mensuales. Además, desde 2004, el precio del kW de potencia contratada ha aumentado un 154,5%, y ha pasado de 1,75 (1,44 más los impuestos indirectos) a 4,46 euros (3,50 más dichos impuestos).

 

Según una encuesta de evaluación global de electricidad en 2014, España se situaba en el quinto lugar en relación al precio que cuesta mantener los hogares calientes e iluminados de un total de 18 países. Para ser un país cálido y con muchas horas de sol al día esta posición no refleja, precisamente, un precio justo para los consumidores.

 

Electricity Prices by Country

Sin embargo, la electricidad es un bien esencial en todos los hogares. ¿Qué podemos hacer entonces?

La opción más cómoda es sin embargo la menos justa: continuar usando bombillas y lámparas tradicionales y aceptar pagar los 76,01€ mensuales por la factura de la luz. Cuando hablamos de iluminación tradicional nos referimos a esas bombillas que patentó Thomas Edison hace ya 130 años y que en el contexto actual de rápidos avances tecnológicos están totalmente anticuadas y desfasadas. Esta iluminación tradicional no es para nada la más eficiente, pues el 90-95% de energía que utilizan las bombillas incandescentes lo transforman en calor más que en luz, lo que significa que estamos pagando un 100% de las facturas de luz en cuanto tan sólo recibimos entre un 5-10% de iluminación.

Ahora bien, existen más opciones de iluminación que son sin duda, más rentables y energéticamente eficientes, como por ejemplo la Iluminación LED. Aunque parece que el mundo haya dado un cambio a favor de las energías renovables y eficientes y de la mentalidad “verde” respetuosa con el medio ambiente, la realidad afirma que continuamos utilizando fuentes de iluminación ineficientes. De hecho, en 2009 la Unión Europea puso en vigor una ley que prohibía el uso de bombillas incandescentes a partir de 2009, pero la alternativa a esta ley fue un aumento en el uso de las Lámparas Fluorescentes Compactas (LFC). Ciertamente, las LFC pueden ser más eficientes que las bombillas incandescentes, pero debido a su alto contenido de mercurio son potencialmente peligrosas si se rompen y son logísticamente muy difíciles de disponer. En otras palabras: NO son SOSTENIBLES

En términos globales, la prohibición de la UE fue bastante torpe, con Venezuela y Brasil adoptando la prohibición desde 2005. No sólo eso, la UE implementó un retiro progresivo de las bombillas convencionales durante un período de dos años, lo cual fue entendido por los proveedores de bombillas como un “abastécete antes de que no puedas conseguir más”. Muchos hogares empezaron a apilar montones de bombillas tradicionales, por lo que el período de retiro progresivo de dos años acabó alargándose. Además, si quieres creer a los teóricos de la conspiración, hay un montón de evidencias que indican que el movimiento se estancó para proteger los intereses de las empresas de electricidad.

Hablando de marketing, el ángulo de las relaciones públicas que la UE adoptó para motivar el cambio estaba relacionado con las emisiones de gases de efecto invernadero por lo que el gobierno podría proteger a los negocios. Y la percepción de los consumidores era que los gobiernos decidieron apoyar el uso de la iluminación eficiente a través de la legislación. Una vez más, con el fin de proteger a las empresas.

¿Qué podemos hacer para recortar el consumo de electricidad?

 Bulb InvestmentA nivel individual, todos tenemos un papel importante que desempeñar para asegurar que no derrochamos electricidad y seguro que, muchos de nosotros tenemos muy malos hábitos cuando se trata de nuestro consumo energético. The Telegraph publicó un artículo en junio de 2014 detallando todos los electrodomésticos y aparatos que consumen energía incluso cuando no están siendo utilizados. Además, nuestras comodidades modernas seguramente son los dispositivos que más consumen como los routers inalámbricos, impresoras láser, satélites, amplificadores, electrónica de consumo HiFi y cargadores iPhone incluso cuando no están en uso. La lista incluye 26 productos que podríamos desconectar para ahorrar en nuestras facturas. Pero, incluso disponiendo de estos 26 productos en nuestros hogares (y muchos de nosotros no los tenemos) podríamos ahorrar un máximo de 110€ al año, o 1.110€ en un período de 10 años. Por tanto, el mayor cambio en términos de eficiencia energética que cualquier hogar puede adoptar es cambiarse a la iluminación LED. Sin embargo, conocemos el mayor argumento en contra de este tipo de iluminación y es su coste inicial. En pocas palabras: los LEDs son más caros que las bombillas incandescentes o que cualquier otro tipo de iluminación de bajo consumo, pero proporcionan el mayor retorno sobre la inversión en comparación con todos los otros tipos de iluminación. Además, para aquellos consumidores que no son conscientes de las ventajas de la iluminación LED

Volviendo a la perspectiva de marketing, es argumentable pensar que los LEDs podrían haberse promocionado con más precisión. No son bienes de consumo de rápido movimiento; son inversiones que duran 30 años. En el mundo de las inversiones, 30 años es un "largo plazo". Como en cualquier inversión, los LEDs generan un retorno. En el contexto de otras inversiones, este es un retorno muy lucrativo. Sin embargo es probable que no supieras esto, ya que no es así como se promocionó este tipo de iluminación

 

Para calcular el retorno sobre la inversión en un período de tres años, no dude en consultar nuestra Calculadora de Ahorro LED. Sin embargo, si volvemos al ejemplo anterior de los 26 dispositivos que consumen más energía en nuestros hogares y comparamos los 1110€ que podría ahorrar desconectando tales dispositivos con los casi 11000€ que puede ahorrar en un periodo de 10 años cambiándose a la iluminación LED, parece una opción mucho más atractiva, ¿no cree?

10y_Graph

Aunque no queramos abordar el verdadero problema del consumo la realidad es que la vida útil de un LED es de nada más y nada menos que de 50.000 horas, comparado con las 2.000 de una bombilla incandescente. Si echamos otro vistazo a nuestra calculadora de ahorros, es cierto invertir en una bombilla LED cuesta alrededor de 50€ más que el equivalente incandescente, pero si se tienen en cuenta los ahorros mensuales y la vida útil que proporcionan se dará cuenta que es la opción más eficiente.

Si no desea continuar llenando los bolsillos de las grandes compañías energéticas y decide tomar un enfoque más proactivo, la mejor opción es cambiarse a la iluminación LED. Además, asegúrese de que estos LEDs están respaldados con una garantía de 5 años, son sostenibles y fácilmente reciclables y sobretodo de alta calidad.

¡Deje de derrochar en consumo energético el dinero que tanto le cuesta ganar y cámbiese a la iluminación LED!

 Comprar Iluminación LED

Our products work with: Our products work with

Subscribe to our Newsletter

Subscribe to our LED newsletter to receive all the latest news, be the first to learn about new products and benefit from exclusive discounts and LED promotions.

Boletín informativo
Contact Us